FIN DE UNA ETAPA

Ha pasado mucho tiempo desde el último post. Cómo casi todos ya sabéis, estamos de vuelta en Madrid.

Han tenido que pasar 3 meses, para terminar de asumir, que Japón se acabó; que ha terminado una etapa de nuestra vida, para empezar otra. Pero es que yo no quería empezar aún otra, estaba muy, pero que muy contenta y feliz allí !!!!

Han sido 2 años estupendos, en los que hemos conocido una cultura totalmente diferente a la nuestra, unas costumbres a veces, difíciles de masticar, pero lo mejor de todo, como siempre, son las personas. Las que hemos conocido allí, que siempre formaran parte de nuestra vida y, las que dejamos aquí, que tanto nos han demostrado desde la distancia, todo este tiempo.

Hemos vivido 2 años de aventuras, porque cada vez que poníamos el pie en la calle, raro era el día, que no nos ocurría algo sorprendente. Muchas de esas cosas os las he contado en el blog para haceros participes de todas nuestras vivencias. Espero que os hayan gustado, las hayáis disfrutado y os hayáis reído, que esa era la intención.

Gracias a todos los que nos visitasteis, a los que nos enviasteis paquetes de comida, cartas…, a los que siempre estabais en el aeropuerto, a los que nos llamabais de vez en cuando, a la que me llamaba todos, todos los días (Carol, gracias) y, GRACIAS a todos los que me habéis leído durante todo este tiempo.

Aunque a mí, me ha costado la vuelta y adaptarme otra vez al mundo real, tengo que deciros que Jimena tiene tatuada en la cara una sonrisa permanente. Está muy feliz de estar de nuevo en Madrid, con sus AMIGAS, su cole de siempre y  cómo dice ella, con su vida social.  Pero en el fondo de su corazoncito, muchas veces, también echa de menos Japón, sus amigas y su independencia (eso de ir sola en una ciudad de 30 millones de habitantes no tiene precio).

No sé si habrá nuevos países en el futuro para poder contároslo otra vez. De momento, este blog acaba aquí, antes de lo que yo hubiera deseado.

De nuevo, GRACIAS A TODOS POR LEERME.

IMG_2830

No es la mejor foto, pero es lo que veía cada día al levantarme.

Nos toca jugar en casa!

El 5 de febrero publiqué un post titulado “Sin palabras”, donde una familia japonesa “nos invitaba a su casa para cenar que no es lo mismo que invitarnos a cenar a su casa” os acordáis?? Pues meses después toca devolver la invitación como buenos anfitriones y sin rencores…

A diferencia de ellos, pusimos una mesa como Dios manda (vamos, una mesa como se pone en España, sin más), con su mantel, sus cubiertos, sin fotos de Jimena en una esquina a modo de altar…(los que no leyeron el post del día 5 de febrero, os lo recomiendo para que entendáis este: https://nosvamosatokyo.com/2019/02/05/sin-palabras/ ) y todos bien sentados alrededor de la mesa, no como si estuviéramos haciendo un picnic.

Queríamos deleitarlos con algo español pero asegurándonos de que les iba a gustar y, nos marcamos un cocidito madrileño, que mal está que lo diga yo, pero estaba para chuparse los dedos, con la dificultad añadida, que excepto los garbanzos y los fideos que eran made in Spain, el resto eran todos productos japoneses, lo que implicó varias visitas a distintos supermercados para conseguir un buen trozo de carne y algo parecido a un chorizo (que nada tiene que ver con el nuestro) a precio de caviar; y todo bañado con un rico vino, también español, of course!!!

Yo, que parece que me como el mundo y que tengo mucho morro, no me atreví en la visita a su casa pedirles que me la enseñaran y eso que me moría de ganas por ver una casa típica japonesa. Oye, pues ellos, con esa fama de tímidos y prudentes que tienen, en cuanto se quitaron los zapatos, nos dijeron que querían ver la cocina porque nunca habían estado en una casa occidental y, antes de decirles que entraran ya estaban dentro cotilleando (y yo no atreví en su casaaaa!!!!!!).

Descubrimos el placer que sienten  por sentarse en el suelo con los pies retorcidos para jugar o hablar, en lugar de utilizar el sofá o la silla (como  hacemos nosotros) que una ya tiene una edad para estar de tertulia una hora en el suelo como si fuera una okupa.

A los niños les encantó la sopa y los garbanzos, tanto,  que días después, nos mandaron un mail diciéndonos que los niños seguían  hablando de la sopa de casa de Jimena (y eso que no soy buena cocinera).

Cuando acabamos el postre (por cierto flan casero español), de repente, hubo un despliegue de bolsas con regalos que nos traían como si fueran los Reyes Magos, supongo que en agradecimiento por la invitación y la comida (pensarían que les íbamos a cobrar la comida??). Pues no, ya les explicamos que cuando en España se invita a comer, el invitado no está obligado a llevar nada y menos a pagar!!!!!!

Nos llevaron productos japoneses:
BODEGONSobres para hacer el caldo de Ramen, salsa de Soja y sopa de Miso. No me preguntéis si está bueno, porque quitando la Soja, el resto ha quedado relegado de momento a ser “fondo de armario”.

A Jimena le trajeron un juego de manualidades y los típicos llaveros japoneses con forma de Sushi.

Pero lo mejor de todo fue:

Mascarillas de Kabuki (teatro japonés) para Nacho y para mi; de los Minions y Doraemon para Jimena. Ya teníamos entretenimiento para pasar la tarde haciendo el ganso. Y, dicho y hecho. En cuanto se fueron a su casa (sin cobrarles por la comida), el resultado fue este:

Nosotras no salimos muy favorecidas, pero el pobre Nacho se parece a Hannibal  Lecter a lo “afro”.

Ya están las vacaciones a la vuelta de la esquina y, con ello, nuestro viaje a España para disfrutar de los amigos, la familia, la comida… A muchos os veré este verano y al resto, que disfrutéis de las vacaciones y en Septiembre volvemos todos con las pilas cargadas.

 

vacaciones-verano

Quiropraxia en Japón

Desde hace unos añitos sufro de dolores lumbares, tengo la espalda un poco arqueada, supongo que de malas posturas (Nacho dice que es porque tengo el culo respingón- me lo tomaré como un cumplido). El caso es que en España hacía rehabilitación de vez en cuando hasta que una amiga mía me recomendó un quiropráctico en Madrid.

La quiropraxia, es una medicina de las llamadas “alternativas”, que en muchos países no está homologada, entre esos países figura España; pero en Japón es muy popular.

A mí, personalmente el quiropráctico de Madrid, me salvó la vida y me rascó el bolsillo (son bastante caritos!!!), pero desde la primera sesión se nota la mejoría.

Cómo dice el refrán: “cada maestrillo tiene su librillo”, pues los quiroprácticos, igual. En Madrid, me realizaban unos movimientos bruscos, donde te crujían todos los huesos de la espalda y, salías como nueva.

A los 6 meses de llegar a Japón, me levanté un día saludando a lo japonés involuntariamente, es decir, doblada. Y, ahora que hago?? Busca hospital, que hablen en inglés, que te den cita para ya, pruebas…

Y, mágicamente, nos recomendaron a mi ya, amigo Kazuyoshi-San, Quiropráctico japonés. Nos abrió la consulta para nosotros un sábado por la tarde y tras unas consultas, estaba como nueva.

Un año después, por malas posturas de nuevo (ni que trabajara en el circo del Sol), me hice daño en un ligamento del pie y, le escribí rápidamente para visitarle. Nuestra comunicación es bastante escueta, a base de mails, palabras sueltas, dibujos y mucho lenguaje corporal (después de 18 meses ya he desarrollado esa virtud, llamada “paciencia”, de la que yo carecía hasta llegar a este país y ya no me cuesta ningún trabajo ejercerla- a la fuerza ahorcan, dicen en mi tierra).

Durante las visitas para el tratamiento de mi pie, mi espalda sintió envidia y me volvió a dejar doblada y, vuelta a molestarle un sábado por la tarde y, él amablemente nos volvió a recibir.

Su técnica es distinta a la que conocía en España. Te pone unos vasos succionadores (que seguro que tienen un nombre, pero yo no me lo sé) para levantar el músculo y que el nervio tenga espacio para recolocarse (o eso es lo que yo he entendido de sus explicaciones).

Vasos succionadores y la maquinita que te deja envasada al vacío

La máquina, saca más o menos aire  del vaso. Cuanto menos aire queda, más duele.

Todos esos vasitos, los tienes succionando durante 5 minutos y, en una misma sesión, te los puede poner hasta 3 veces!!!!

MTJW2255

Después de esto, te quedas como un cuadro de Yayoi Kusama

Y, así se te queda la espalda o el pie, durante unos 15 días, después de haber sufrido como una mamona!!!!!!. Los michelines son míos; el quiropráctico no tiene nada que ver con ellos, para mi desgracia!!!

Después de todo esto, me dice que tengo que comprar un corsé lumbar. En España, te vas a la farmacia y lo compras, pero aquí no!!!, las farmacias no venden esas cosas tan raras, donde íbamos a parar!!! ¿Dónde lo compro? ¿Cómo se pide? Y, le decimos que si nos lo puede escribir en japonés para poder comprarlo. Cómo en todo, hay muchos modelos, marcas, etc.

Entonces nos dice, que no nos preocupemos, que se cambia y que viene a comprarlo con nosotros. Qué vergüenza, por favor, no!!! La amabilidad de los japoneses no tiene límites. Después de abrirnos la consulta para nosotros en su sábado por la tarde, quería venirse con nosotros a comprarlo para hacernos de interprete!! Realmente, no sé si era amabilidad, o que nos veía bastante inútiles…

Nos preguntó dónde vivíamos y buscó el sitio más cercano a nuestra casa para poder comprarlo. Resultó que esto se compra en un centro comercial llamado Bic Camera (aclaración para los que ya han pasado por aquí y lo conocen), que es como un Media Mark.

No conforme con buscar el sitio, llamó, se lo explicó y, nos lo dejó reservado a nombre de Silvia-San, para llegar y pagar. Les debió explicar que éramos gaijines (extranjeros), porque en cuanto entré en el centro comercial, me estaban esperando con la cajita de mi corsé.

IMG_6304

Cuando leáis esto, habrán pasado 3 días desde la última consulta y, no estoy para hacer abdominales, pero la mejoría es considerable.

Ya sabéis, que este es el penúltimo post antes del verano. Llegan las vacaciones y con ellas, nuestro viaje a España, para veros a todos (los que estáis en España) y disfrutar de vuestra compañía. Hasta el 25 de Junio!!!!

 

Coronación Emperador Naruhito

Seguimos disfrutando de la maravillosa “Golden Week”, en la que más de la mitad de la población japonesa (y me quedo corta) no sabe qué hacer con tantos días libres.
IMG_5983

Hoy es un día histórico para los nipones; hasta Jimena tiene vacaciones. Es 1 de Mayo y es el día de la coronación del nuevo emperador.

Poseída por esta fiebre que tengo de absorber la cultura japonesa y empaparme de ella, vuelvo a tirar de Nacho y sobre todo de Jimena,  para lanzarnos a la calle y vivir cómo unos japoneses más (bueno nosotros con más efusividad que ellos), la coronación del nuevo emperador.

Esta vez, había más gente, más policía organizando la muchedumbre y, más cámaras de  televisión.

El niño sujeta el cartel con el nombre de la nueva era: Reiwa

La coronación, evidentemente era privada, como la anterior. Igual de corta que la abdicación e igual de sosa. Aparecieron las mismas ofrendas misteriosas para hacer el traspaso de un emperador a otro y, la única salvedad de una ceremonia a otra, fue dejar constancia del carácter machista de esta sociedad en la que estaba prohibida la asistencia a la ceremonia del género femenino.

Pero esta vez, estábamos dispuestos a ver salir al recién estrenado emperador y su esposa del palacio. En los alrededores había bastante gente, pero tampoco algo abrumador. Parte del jardín estaba vallado para dejar paso al coche del emperador con su escasa comitiva y la gente paseaba por allí, todo bastante aburrido. Asique decidimos, sin éxito, buscar a Mavi Doñate, la corresponsal de Asia-Pacífico de TVE1, que era la que retransmitía la noticia para España.

De repente, vimos una larga cola, de esas que les encanta hacer a los japoneses, sin sentido, en un lado del parque del palacio, ¿para qué será? Una hora más tarde vimos que esa cola era la que colocaba la policía en las vallas para estar más cerca cuando saliera el coche. Donde nosotros nos habíamos puesto, como no habíamos hecho cola, nos echaron.

Los japoneses van como los rebaños. Nosotros decidimos irnos para otro lado, en el que había vallas, pero no gente. Conclusión: también estuvimos en primera fila para saludar a nuestro flamante emperador.

Os tengo que hablar de las medidas de seguridad: NULAS!!!. Solamente había un coche de policía para los miles de personas que nos encontrábamos allí.

En la zona en la que nos encontrábamos nosotros, delante de nuestra valla, por donde iba a pasar el coche del emperador, había un banco para sentarse con una bici aparcada y una mochila (en occidente sería algo muy sospechoso), que cuando la vimos nos quedamos perplejos!!!! ahí puede haber una bomba!!!! Pues ellos tardaron 25 minutos en darse cuenta de que eso estaba allí. Se acercaron dos policías tranquilamente, abrieron la mochila, sacaron todo y como no había bomba, cuchillos, ni explosivos, lo volvieron a meter en la mochila y, allí se quedó. Después de otros 25 minutos, aparecieron  dos policía con dos perros. El perro olfateó, no detectó nada y, para sorpresa, creo que solo nuestra, allí se quedó la mochila (la bici que a su juicio, les pareció más peligrosa, la retiraron).

 

Después de tantas “medidas de seguridad”, el emperador salió de su palacio, ahora sí, acompañado de hasta ahora, la llamada “princesa triste”, que desde hoy es la emperatriz Masako.

Y, así, quedó inaugurada la era Reiwa, con sus personajes de cuento: emperadores, emperatrices y su princesa triste. Claro que no me extraña que esté triste. Una mujer, académicamente preparadísima, que habla 5 idiomas, queda relegada a ser la madre del futuro emperador de Japón y, para más INRI, solo tienen un descendiente, además niña, que no puede reinar y tus suegros te lo llevan echando en cara durante 18 años.

Cómo anécdotas os diré, por un lado, que tenemos una amiga japonesa que durante la época de la universidad jugaba al tenis con el actual emperador (no pudimos sonsacarle nada él, claro!) y, por otro, que cómo cualquier gobierno que se precie en estos tiempos, se han gastado en estos festejos, 3 veces más de lo que habían presupuestado.

Y, con esto me despido, hasta el siguiente post, que será el penúltimo antes del verano. Ya huele a playa, piscina y amigos.

 

 

 

 

 

 

 

Abdicación del Emperador Akihito

La “Golden Week” es la semana de vacaciones por excelencia de los japoneses. Va del 29 de Abril al 5 de Mayo.

El 29 de abril celebran el cumpleaños de un antiguo emperador del periodo Showa, ya fallecido. El 3 de Mayo es el día de la Constitución. El 4 es el día del medio ambiente y, el día 5 es el día del niño (que no de la niña, ojo al dato).

Estas son las vacaciones más largas que disfrutan los japoneses en todo el año. Si a eso le sumamos el hecho histórico de la Abdicación del Emperador Akihito y la Coronación del nuevo, su hijo Naruhito, cómo ha sucedido este año y, por tal evento, el emperador ha concedido 2 días más de vacaciones a los que ya tenían, pues ya tenemos el lío armado: NO SABEN QUE HACER CON TANTOS DÍAS DE VACACIONES!!!!!

Las cadenas de TV preguntaban a los japoneses, que iban a hacer esos días y la respuesta siempre era la misma: “no lo sé, nunca he tenido tantas vacaciones, se me va a hacer muy largo”.

¿Os imagináis la tristeza de los españoles, si el Rey nos diera 9 días de vacaciones de forma obligatoria? En fin, tirando de mi refranero particular: “Dios da pan al que no tiene dientes” o “pañuelo al que no tiene mocos”.

Todo esto es una introducción para contaros el hecho histórico que hemos vivido con el cambio de emperador.

Aquí, como en España, el emperador reina pero no gobierna. Es una figura representativa, muy querida por todos los japoneses y, muy pero  que muy respetada. También es cierto, que los japoneses respetan absolutamente todo.

Todo empezó el día 1 de Abril, cuando los japoneses publicaron el cambio de era. Estábamos viviendo  en la era Heisei (paz) y, a partir del día 1 de Mayo, entraríamos en la era Reiwa (armonía-orden) que dependiendo a quién le preguntes, significa una cosa o te sorprenden diciendo simplemente que no saben lo que quiere decir…

Reiwa“Ahí podéis leer claramente el nombre de la nueva era: REIWA”

Nosotros, como buenos residentes japoneses también teníamos esos 9 días de vacaciones (bueno Jimena la pobre no, ella tenía colegio por ser colegio británico) así que teníamos que estar en Tokyo por narices y decidimos disfrutar del momento histórico.

Hacía 200 años que no abdicaba ningún emperador y, el actual llevaba en sus costillas 85 primaveras, que teniendo en cuenta, la longevidad de este país, no es tanto, pero claro, pensaría que si no abdicaba, a su hijo le iba a pasar igual que al príncipe Carlos de Inglaterra y no era plan.

Cómo buenos españoles, queríamos ser partícipes junto con los japoneses de un momento así y, nos lanzamos a la calle cómo dos ilusos a celebrar ese hecho tan importante y, nos fuimos a ver el ambientazo que debía tener el Palacio Imperial (menos mal que vivimos al lado). Y…, no había ambiente de nada; un poco más de gente de la habitual y las cámaras de televisión. Que chasco, no??

IMG_5930“Ambientazo en  el Palacio Imperial. 29/4/19. Abdicación emperador Akihito”

Ante tan poca expectación y que no era un acto público, decidimos verlo  en directo en TV. Cuando volvíamos para casa, vimos que nuestras dos calles principales estaban cortadas al tráfico, debido a que toda la comitiva de coches pasaba por delante de nuestra casa, claro que desde un piso 32 no es que se vea con mucha claridad!!!

IMG_5933Desde casa. Un poco lejos, pero son ellos. Akihito y Michiko que van a abdicar!!!

La ceremonia de abdicación a mi juicio ( y mi carácter castellano) fue corta, insípida, a puerta cerrada y duró exactamente 10 minutos de reloj!!!!! Ellos serían más finos y dirían: fue sencilla, breve pero lleno de simbolismo.

Los meses previos a la abdicación son muy laboriosos para el emperador saliente, ya que en primer lugar va a visitar la tumba de su padre para decirle que va a abdicar y pedir su consentimiento (que supongo que no le puso ningún impedimento, teniendo en cuenta que lleva muerto mas años que la tos, el pobre). Pero ahí no se termina la cosa, que luego se reúne con todos los Dioses del país, para lo mismo (para mí que montan una fiesta con mucha marihuana, pero bueno…).

Momento de la abdicación de Akihito con su esposa Michiko

Tanto en la abdicación cómo en la coronación aparecen unas ofrendas que en ningún momento se abren, en las que se supone que hay una espada, un espejo y una joya, que simbolizan el valor, la sabiduría y la benevolencia. Digo se supone, porque por lo que he podido leer ni ellos mismos han visto nunca lo que hay dentro; seguro que habrá algo???. Y digo yo: no les matará la curiosidad de saber cómo son o si realmente hay lo que dicen que hay desde hace siglos??Pues debe ser, que tampoco son curiosos.  Dicen que son demasiado sagradas incluso para que lo vean los emperadores y se las ofrecen a la diosa del Sol, llamada Amateratsu (así se llama el curso de Jimena).

Y así, sin pena ni gloria, concluyó la abdicación del emperador Akihito. Aquí, hasta la figura  del emperador pasa sin llamar la atención; nada de bombos, ni platillos, ni fuegos artificiales, ni comilonas… nada de nada.

Dejo para el siguiente post la coronación de Naruhito y su princesa triste.

Os deseo a los madrileños un Feliz San Isidro y, al resto feliz semana.

Mi segundo “O tanjobi” en Japón

Llevamos 16 meses viviendo en Tokyo, lo que me ha llevado a celebrar ya, dos cumpleaños aquí, habrá más???? Qui le sait?

La verdad que cumplir años en primavera en este país es una pasada. Los cerezos (creo que ya os comenté, que estos cerezos no dan cerezas) están en pleno auge, con sus flores en su mayor esplendor, la ciudad está preciosa y el tiempo es espectacular. Además para los japoneses la entrada de la primavera es como Año Nuevo para nosotros; aquí todo empieza en Abril, el año fiscal de las empresas, los colegios…

La celebración no fue multitudinaria (tendría que haber contratado extras), ya que nuestras amistades aquí no son muchas (pero eso sí de calidad) y, se redujo a una comida con mi amiga Elena y a una cena familiar, eso sí, muy romántica.

Cómo aún no tenemos claro el tiempo que nos queda aquí y, yo quería llevarme un recuerdo de Japón, Nacho y Jimena me hicieron un regalo que previamente había buscado yo, pero que implicaba la participación de los tres. Cómo era mi cumpleaños y mi regalo, aunque no les hiciera gracia no se podían negar.

Quería que nos pusiéramos un kimono los tres, que paseáramos durante un día con el kimono por Tokyo y, que un fotógrafo profesional nos hiciera una sesión de fotos, para tenerlas de recuerdo. Jimena que no es amiga de disfrazarse, lo aceptó con la mejor de sus sonrisas, para agradar a su mami y, Nacho que se apunta a un bombardeo y, más si es para hacer el ganso, pues ningún problema.

 Esto fue parte del resultado profesional

Pero para llegar a este resultado, hubo varias cosas curiosas que ocurrieron antes. Primero nos dispusimos a sacar dinero en un cajero; para estar viviendo en el país de la tecnología, en muchos sitios tienes que pagar en dinerito contante y sonante. Hasta ahí todo normal, verdad?? Hasta que vemos (si os fijáis en la foto) al lado de la pantalla del cajero, una calculadora; se le habrá olvidado a alguien?? No señores, no. Está pegada al cajero!!!!!! No puede ser!! Pues sí. Había otros dos cajeros y los dos tenían su calculadora Casio (cómo las que tienes en casa) pegada y bien pegada al cajero.

IMG_4900

Cogimos nuestro dinerito y con nuestra cara de asombro, nos fuimos a la tienda de alquiler de kimonos que habíamos reservado previamente.

Era un edificio de 5 plantas, donde hay una planta de kimonos para hombres, otra para mujeres, otra para peinarte, otra para vestirte…

Nada más entrar, te encuentras con la planta de mujeres, dónde nos quedó bastante claro que Nacho no podía estar allí:
IMG_4860Para ser japoneses, el cartel nos pareció un poco brusco; nosotras no le empujamos a Nacho, pobrecito!!!!

Allí nos despedimos de él, sin tener muy claro dónde nos volveríamos a encontrar. Nosotras por nuestro lado, fuimos a elegir nuestro kimono y después a la sala de peluquería (para Jimena claro, conmigo poco podían hacer). Allí puedes elegir el peinado y los adornos que te quieres poner en el pelo. Todo en el más autentico idioma de “dedo señala foto”, porque por supuestísimo, el inglés, brillaba por su ausencia.

Y, una vez pasadas por peluquería (conmigo se empeñaron en que me pusiera unas florecitas en el pelo) y,  no es que no quisiera resistirme, es que no supe cómo, entramos en el periplo de ponerte, bueno no, que te pongan el kimono.

El primer problema que tuve es que te dicen que tienes que estar muy recta, mirando al frente y sin moverte. Eso no hubiera sido un problema, si no fuera porque la japonesa que me vestía, medía 25 cm menos que yo. Sufrió y sudó lo suyo; pero yo cada vez que me agachaba para ponérselo más fácil, me decía unos improperios en Japonés, fáciles de interpretar a que me estirara y me quedara quieta.

El kimono por debajo lleva una especie de camisón anti-lujuria y después van poniendo gasas con gomas y toallas alrededor de la cintura y la espalda y más capas… y te lo aprietan al estilo de Escarlata O´Hara en “Lo que el viento se llevó”, dónde empieza a costarte respirar y a faltar el aire y, es cuando ves en ellas la medio sonrisilla diciendo: no quieres Kimono y parecerte a una japonesa… pues toma, aquí lo tienes!!!

Encontrar calcetines y las chanclas de mi talla también fue un problemilla, el número 40 no debe ser muy habitual.

Una vez vestidas nos meten en el ascensor y fuera. Nos sacan por otra puerta distinta a las que habíamos entrado, dónde nos encontramos con Nacho y la fotógrafa.

Después de la sesión de fotos, nos fuimos por nuestra cuenta a pasear por Tokyo, Nacho con su bolsito y todo!!!!

Queríamos que se viera el contraste de cultura en el país, así que se nos ocurrió meternos en el metro para hacernos fotos (Jimena muerta de vergüenza).

La gente nos miraba, lo cual me sorprendió, porque es bastante habitual ver a Japonesas con Kimono o a turistas; bueno en el metro turistas, la verdad que no!!

Y de ahí, nos fuimos a comer y a pasear un ratito.

Nos lo pasamos genial!! Fue una experiencia muy divertida, que volveríamos a repetir.

Para terminar, os diré, que no pude soplar las velas porque no teníamos tarta, pero Jimena me hizo la mejor tarta de todas:

OYGY1659

Y, con esta tarta llena de amor, me despido hasta el 14 de mayo (cumple de Jimena).

Hoy 30 de Abril,es un día histórico en Japón. Hoy abdica el emperador Akihito después de 30 años de reinado, pero esa es otra historia que ya os contaré.

Ir al cine en Tokyo!!

Los estrenos de cine en Japón, no sé por qué, llegan con 3 ó 4 meses de retraso respecto al resto del mundo. Bueno, sí sé por qué; si sumamos la parsimonia que les caracteriza con la dificultad de hacer el doblaje desde cualquier idioma al japonés, pues eso, que se nos va al menos un trimestre.

El caso es que casualmente nos enteramos que  estaban poniendo “Bohemian Rhapsody”, película que intentamos ver en Madrid en navidades (creo que la estrenaron en noviembre en España) y no conseguimos por falta de tiempo. A Jimena, le gusta mucho Freddy Mercury, gracias a Ms. Fernández, la profesora de música de su colegio de España que les inculcó mucho sobre la buena música del siglo pasado (ay!!! como suena de lejano!!!!).

 

Ya teníamos un buen plan para un sábado por la noche y allí que nos fuimos. INOCENTES DE NOSOTROS!!!!! La película empezaba a las 9 de la noche y Jimena ya estaba de vacaciones de Semana Santa, con lo cual, podíamos trasnochar (para ser Japón es muy tarde) y, cuando estamos en la máquina expendedora de billetes nos dice, que si vamos acompañados de un menor para ver la película, ahórrense el comprar los tickets, porque no está permitido que los niños salgan de una película más tarde de las 11 de la nocheeeee!!!!! No entrar, sino salir!!!!!!Pero si va con sus padres…!! Y, me vuelvo a repetir:¿¿ pero los niños con 5 años si que pueden ir en metro solos a las 7 de la mañana al colegio?? Inaudito!!

Como corderitos y con el rabo entre las piernas, nos volvimos para casa, “compuestos y sin novio” no sin antes sacar las entradas para el domingo por la tarde. Todo esto en el más auténtico japonés, porque la maquina de marras, puedes ponerla en inglés, pero cuando eliges la película, ya no tienes muy claro, si es en inglés con subtítulos en japonés, en japonés con subtítulos en inglés, o simplemente en Japonés. Crucemos los dedos y que sea lo que Dios quiera. Nos quedaba el consuelo de que aunque la peli fuera en japonés, las canciones estarían en inglés, pero quién sabe!!!! Aquí te puedes esperar cualquier cosa.

Tengo que deciros que el cine aquí, como todo en este país, es bastante caro!!!!, aunque luego tienen sus días especiales como: el día del cine, el día de las chicas, el día de las parejas casadas (dónde uno de los dos tiene que tener más de 50 años y demostrarlo para poder beneficiarte del descuento), el día de las parejas solteras (ahí no especifica si soltera y entera; sería difícil demostrarlo, je, je!!), el día del estudiante, tercera edad…

Y, llegamos al cine. Ya encontrar nuestro sitio es complicado, porque no sabemos si es fila 11, asiento M o viceversa ( era viceversa). El cine es una sala normal con su parte central y dos laterales. Nos llama la atención que los japoneses, prefieren sentarse en las zonas laterales antes que en las centrales (será para no socializar) porque hasta donde yo sé, siempre se ha visto la pantalla mejor desde el centro!!!

A todo esto, a la entrada y la salida, en un cine lleno con una capacidad de unas 200 personas en el más absoluto de los silencio, como si estuviéramos en la procesión del silencio (hay una procesión que se llama así verdad???).

Empiezan los 100 anuncios de películas como en todos los cines y, llega el apartado “Prohibiciones”, con unos muñecos bastante ridículos, dónde además de decírtelo, lo escenifican: no hablar (se lo podían ahorrar por lo obvio de la cultura), no móvil, no grabar, no golpees al señor del asiento de delante y, no tires nada al suelo (igual de ridículo que lo de no hablar, va en su cultura, no lo hacen nunca!!!!). Prohibiciones

Después de los 15 minutos de anuncios, por fin, empieza la película y el espectáculo. Sale el título de la película y se ponen todos a aplaudir, como si se levantara el telón en el teatro.

Nos quedamos tranquilos al ver que la peli es en inglés con subtítulos en japonés (hemos acertado!!). De repente, suena la primera canción de Queen y, más de la mitad de los espectadores sacan las barritas esas de luces LED, que cuanto más las agitas, más iluminan, todo en silencio, sin tararear la música (así cada vez que había una canción). Estábamos viendo una película y un espectáculo al mismo tiempo; uno aquí no sale de su asombro.

Cuando acaba la película, otra vez un montón de aplausos. Hacemos ademán de levantarnos, pero nadie se levanta; Silvia, vuelve a sentarte que algo estás haciendo mal!!! Todo el mundo permanece sentado hasta que acaban los créditos (los leerán todos??) apagan la pantalla y, se encienden las luces. Entonces se levantan, recogen todos sus restos de refrescos, palomitas… y se van, también en silencio. Nadie habla, nadie comenta, solo… NOSOTROS!!!

Para quién no haya visto aún la película, muy recomendable. El protagonista (Rami Malek), espectacular y la película está hecha con muchísimo tacto. A nosotros nos encantó.

Y, después de esta experiencia, que ya no sé como calificarla, me despido hasta el día 30 de Abril. Que paséis unas felices vacaciones y que descanséis.

 

Funciona el correo en Japón??

Para los que aún somos nostálgicos del papel, nos gusta seguir abriendo el buzón y encontrarnos algo más que publicidad, facturas o cartas de los bancos, todo ello, por cierto, ininteligible para nosotros. Nos gusta encontrarnos con una carta (escrita en cristiano), con la dirección puesta a mano y con su sello; si además, llega de España, la ilusión es máxima. Esta introducción es para ver si os dais todos los conocidos por aludidos, porque no nos escribe ni DIOS!!!!!!

Ya sé que ahora con las redes sociales , hablamos más, incluso a diario,  las noticias son inmediatas, enviamos fotos, videos en directo, pero el gustito que da recibir una cartita o una postal de vez en cuando, no es comparable con Facebook o WhatsApp.

Los que me seguís desde el principio, os acordáis todo lo que tuve que luchar para que pusieran mi nombre en el buzón?? (solo querían poner el de Nacho), debía ser una premonición, porque ahora digo “pa´que!!!!”, si no me escribe nadie!!!!

IMG_0809

Nuestra experiencia enviando cartas es bastante nefasta. De 8 que hemos enviado, solo han llegado 2, con mucho retraso y,  aún así no me resisto a seguir enviando postales en los cumpleaños; las recibirá alguien????

Buzones japoneses

Sin embargo, para mi desgracia, ya se encarga el gobierno japonés de escribirme largas y continuas cartas, que entre que ellos no se explican y yo que no les entiendo, para hacer una gestión, nos cuesta unas 7 u 8 cartas (y eso con la ayuda de mis amigas de la recepción y Google translate). Si no les conociera, pensaría que quieren amargarme la existencia o reírse de mí, pero no es así.

Cuando envías cartas, te ofrecen distintas modalidades: hay una por barco (funabin), que tarda mucho y dos por avión (kokubin) (una tarda más que otra), no preguntéis porqué, no he conseguido descifrarlo, pero en mi  caso, deben naufragar o desaparecer “quién sabe ande” y, eso que siempre les digo el más rápido (claro que aquí el concepto de “rápido” está bastante distorsionado). Pero el caso es que no llegan!!!

En sentido contrario, creo que funciona bastante mejor, hacemos la prueba????? je, je. Hemos recibido una carta y dos paquetes!!! qué ilusión por favor!!!, los de los paquetes habéis pasado a la lista de “mejores amigos”, que lo sepáis.

Sé que en sentido contrario funciona mejor, porque a la semana de ver en las noticias la convocatoria de nuevas elecciones en España, teníamos en nuestro buzón, las respectivas cartitas del INE, explicándonos como teníamos que proceder para solicitar el voto por correo, cosa que hicimos de forma “ipso facta”.

Tiene su gracia, porque ahora con la preparación de los Juegos Olímpicos, se han liado a hacer series de  sellos, que nosotros, por supuesto, hemos comprado religiosamente, no por colaborar con el Estado, sino que quizás dentro de 30 años Jimena los pueda vender por una pasta y así aprecie su estancia de estos años en Japón.

IMG_4961

Sé que mi amiga Carolina, después de ver los sellos, tiene una pregunta; pues la respuesta es: “no lo sé”.

Las oficinas de correos en Japón no se limitan solamente a lo que su propio nombre indica. También es un banco muy potente, el tenedor de pensiones de los japoneses, tienen seguros…

La oficina de correos de nuestra zona

No en todas las oficinas lo pone en caracteres latinos; pero ahora que ya sabemos algo de Japonés por las clases y porque el día a día nos obliga a ello, sabemos que hay un kanji que es una “T” con una rayita en horizontal encima (lo podéis ver a la izquierda en la  siguiente foto en rojo), que significa “oficina de correos”.

correos7

Además, en este país, en cualquier rincón, improvisan y ponen un pequeño altar, haciendo ofrendas o adorando a algo; desde luego no debe ser implorando un buen funcionamiento del servicio de correos!!!!

correos2

Mi siguiente reto, es votar por correo; aunque para ello, aún me queda recibir desde España las papeletas para poder hacerlo.

Y, con esto me despido hasta el día 16 de abril, donde os contaré nuevas cosas, ya que este mes de Abril, viene cargado de muchos eventos, visitas  y sorpresas.

 

 

¡¡¡¡Nos vamos al fútbol!!!!

 

IMG_4724 - copia - copia

¿Qué si me gusta el fútbol? Pues no, ¿ni un poquito?, pues lo justo para incordiar a amigos y familiares cuando pierde el Real Madrid, que últimamente es bastante habitual, y me está dando mucho juego, je,je.

¿Y para que voy al fútbol en Japón?, pues para ver el ambientillo; nos costaba imaginarnos a los japoneses animados, porque las entradas eran baratas y porque jugaba Fernando Torres, que ha cambiado el Atlético de Madrid por el Sagantosu de Japón. Últimamente hay desbandada de jugadores españoles a tierras niponas, se ve que lo pagan bien.

El caso es que para entrar en materia os contaré que el partido que íbamos a ver era Tokyo contra Sagantosu (este era el nuestro para animar a Fernando Torres) de primera división y que se jugaba en Tokyo a las 2 de la tarde. Pero…,  empiezan las anécdotas y las coincidencias; estos japoneses son tan ordenados que al mismo tiempo y hora que se jugaba este partido de primera división en Tokyo, se jugaba otro Tokyo contra Sagantosu de segunda división, pero a 300 km, de Tokyo. Adivináis para qué partido compramos las entradas???? Efectivamente para el de segunda división.

Os podéis reir!!!, pero no sabéis lo difícil que es comprar cualquier cosa cuando nadie te habla en inglés y sobre todo  que lo compras  en una máquina expendedora que solo está en japonés y tienes que fiarte de tu ingenio, intuición y del traductor de Google. (A los que os estáis riendo, os quería ver yo en la situación…).

El caso es que incautos de nosotros aparecimos en la cola de entrada al campo y, ya vimos que la gente llevaba unas entradas diferentes, pero dijimos: “las habrán comprado en otro sitio”. Cuando llegamos a la puerta de entrada, atascamos la cola hasta que conseguimos entender que lo que nos decían era que teníamos entradas para el mismo partido, misma hora, mismos equipos pero de segunda división y a 300 km de donde estábamos (uf! va a ser que no llegamos!!!). Imaginaros el chasco que nos pegamos. Y ahora que hacemos???? Vuelta para atrás!!!!

Pues ya que estamos aquí, si hay entradas, compramos entradas y lo vemos!!!! Por lo menos, a Jimena esta segunda vez, le salió gratis!!!

A la izquierda las de segunda división y a la derecha las de primera!!!!!

Y, vuelta a la cola, claro!!! Como Torres era del equipo visitante, compramos las entradas para la zona de los visitantes. Cuando entramos estaba todo lleno, excepto, curiosamente una fila bastante cerca del campo. Además habíamos quedado con unos amigos y, pensamos: “genial, allí cabemos todos”. Esa fila vacía, tenía trampa!!!!, justo detrás estaban todos  los de los bombos (no era ni 1 bombo ni 2!! por lo menos 4!!) que no pararon de sacudir los bombos ni en el descansooooo!!!!!!!

 

Con ese ambientazo los 90 minutos de partido más el descanso.

Cuando salieron los jugadores, saludaron al estilo japonés, doblándose 90 grados hacia delante, incluido Fernando Torres.

Fernando Torres a la derecha

Los japoneses adoran a Torres y cuando vitoreaban su nombre durante el partido, pronunciaban tan mal que yo en lugar de “Torres”, entendía “córner”.

Una seguidora de Torres, que por supuesto no conocíamos, pero somos tan sociables!!!

Disfrutamos del partido, del ambiente y de la compañía:

Y, ver goles, también los vimos; 2 golazos en los 10 últimos minutos pero del equipo contrario!!!!

La conclusión del día es que los japoneses, cuando quieren, tienen sangre en las venas, pero la reservan para escasísimas ocasiones. Porque en el futbol, gritaron, cantaron y bailaron, como si no hubiera un mañana.

Y, mis queridos lectores, a partir de este post, las  publicaciones serán quincenales. Después de casi 18 meses viviendo en Tokyo, se impone la rutina de la vida diaria y las cosas que al principio nos dejaban con la boca abierta continuamente, han pasado a ser algo habitual y, como mi propósito con este blog es arrancaros una sonrisa cada vez que me leáis, lo voy a espaciar un poco, para poder seguir contándoos anécdotas divertidas.   Así que el siguiente post será el 2 de Abril.

Y, por último, felicitar a todos los papás (en especial al papá de Jimena), a los José y las Mari Jose (amigas, daros por felicitadas) y a mi cuñada Cris (tranquila que no voy a contar cuantos cumples), que hoy es su cumpleaños.

FELICIDADES A TOD@S!!!!!

 

 

Marie Kondo

Parece que todo lo oriental  últimamente está de moda, o a mí me lo parece, porque todo lo que hago me conduce a algo con raíces orientales.

Y, esta semana os voy a hablar de mi ultimo descubrimiento oriental que me tiene fascinada desde hace 2 meses.

Muchos, seguro que ya conocéis a “Marie Kondo” o también denominada “gurú del orden”. A mi me habían hablado de ella ya en España pero sin mucho éxito, no me parecía nada del otro mundo. Web Marie Kondo
Marie Kondo

Buscando una peli en Netflix, encontré que habían hecho una miniserie de 5 ó 6 capítulos, dónde enseñaba a familias americanas a poner en orden su casa y con ellos sus vidas, porque algunas de las familias parecían tener el síndrome de Diógenes.

Fue ver los capítulos y sentirme abducida por la magia del orden; era una maravilla lo que conseguía con todas esas familias tan desordenadas y tan caóticas.

Yo no me considero desordenada pero tampoco ordenada en exceso. Es decir, que si tengo una visita, procuro tener ordenado lo que está a la vista, pero los armarios es otro cantar y, siempre están dispuestos a que en el último momento abras la puerta y metas a mogollón por ejemplo, toda la ropa sin planchar.

El caso es, que decidí a animarme y probar con la ropa de Jimena. Yo soy mucho de tirar y no acumular los “por si acaso”, y Marie Kondo, dice exactamente lo mismo pero en bonito. Dice que vayas cogiendo prenda por prenda y que si sientes que te hace feliz la guardes y si no te hace feliz, que te desprendas de ella. Siiii, ya sé que suena cursi, pero me resultó muy útil para hacerlo con Jimena de forma divertida. Conseguí que se probará toda su ropa y desechar lo que no le gustaba o no le valía, que normalmente acabamos siempre discutiendo.

Y, este fue parte del resultado:

Todo super ordenado, no se arruga y ocupando la mitad del espacio que antes y, como dice Marie Kondo, así la ropa se da cuenta de que la tratas con amor. Con amor no sé, pero queda chulísimo.

Nacho  de antemano ya me dijo que la suya ni se me ocurriera. Seguí con la mía. Además de ocupar la mitad en el armario, tienes todo a la vista y por la forma de almacenarlo, no se arruga.

Con cajas de diversos tamaños y sabiendo doblarlo, hasta los pantalones y, con un solo golpe de vista, ves todo mucho mejor.

Estaba encantada de la vida, era una pasada!!!! Con la ayuda de Jimena, seguimos con el resto de las cosas, tal y cómo dice Marie Kondo: libros, CDs, papeles y demás cosas que hay en una casa. Qué bonito queda todo!!!!!

Pero tenía una espinita clavada. Nacho me había dicho que no tocara su ropa, y yo abría sus cajones, los comparaba con los míos y…….., y se fue de viaje un día y no me pude aguantar, se los ordené!!!!!!!

Aquí en Japón para dirigirte a alguien, dices el nombre y le añades siempre San (Nacho-San). Yo con Nacho lo tengo que hacer al revés, San Nacho, porque el pobre ni rechistó se resignó, me dijo con todo el sarcasmo del mundo, “queda precioso cariño!! cómo habré podido vivir toda mi vida sin el método Marie Kondo“.

Después lo comenté con una española que vivía aquí y, me dijo que ella era una fanática también y, a las dos semanas me regaló los libros escritos por Marie Kondo, que me los devoré en dos sentadas y, te enseña muchas cosas más, entre otras a hacer maletas con su fantástico método (si hay algo que odio hacer, son las maletas y eso que estoy mas que acostumbrada).
IMG_4788

Y, continuamos con los zapatos. No tenéis tod@s las cajas de los zapatos rotas por un lado de abrir para mirar que hay dentro porque ni se ve, ni te acuerdas???? Cha, chan!!!!!! Problema resuelto:

 

Y, después de todo esto, he frenado un poco este impulso enfermizo por ordenar las cosas, entre otros motivos porque aquí en Japón no tengo tantas cosas acumuladas como en España y porque como dice una amiga mía: “un día me vas a mandar una foto de Nacho y Jimena dentro de una caja”.

¿Sabéis que es lo más curioso? Que en Japón nadie la conoce!!!! ¿Os lo podéis creer? En recepción me veían aparecer día si, día también con cajas y me preguntaron que si estaba ya de mudanza. Cuando les dije toda natural: no hombre, es el método Marie Kondo!!! Se miraron perplejas y me dijeron que no sabían que era eso. Yo saqué el móvil para enseñarles fotos y videos y nada de nada. Les enseñé mis fotos de como quedaban las cosas y me sorprendieron diciendo que ellas lo hacían igual porque vivían en casas de 30 metros y no queda otra.!!!

Dentro de 2 meses os contaré si funciona o me he cansado de tanto doblar. Mientras tanto, que tengáis una feliz semana!!!!