Mi segundo “O tanjobi” en Japón

Llevamos 16 meses viviendo en Tokyo, lo que me ha llevado a celebrar ya, dos cumpleaños aquí, habrá más???? Qui le sait?

La verdad que cumplir años en primavera en este país es una pasada. Los cerezos (creo que ya os comenté, que estos cerezos no dan cerezas) están en pleno auge, con sus flores en su mayor esplendor, la ciudad está preciosa y el tiempo es espectacular. Además para los japoneses la entrada de la primavera es como Año Nuevo para nosotros; aquí todo empieza en Abril, el año fiscal de las empresas, los colegios…

La celebración no fue multitudinaria (tendría que haber contratado extras), ya que nuestras amistades aquí no son muchas (pero eso sí de calidad) y, se redujo a una comida con mi amiga Elena y a una cena familiar, eso sí, muy romántica.

Cómo aún no tenemos claro el tiempo que nos queda aquí y, yo quería llevarme un recuerdo de Japón, Nacho y Jimena me hicieron un regalo que previamente había buscado yo, pero que implicaba la participación de los tres. Cómo era mi cumpleaños y mi regalo, aunque no les hiciera gracia no se podían negar.

Quería que nos pusiéramos un kimono los tres, que paseáramos durante un día con el kimono por Tokyo y, que un fotógrafo profesional nos hiciera una sesión de fotos, para tenerlas de recuerdo. Jimena que no es amiga de disfrazarse, lo aceptó con la mejor de sus sonrisas, para agradar a su mami y, Nacho que se apunta a un bombardeo y, más si es para hacer el ganso, pues ningún problema.

 Esto fue parte del resultado profesional

Pero para llegar a este resultado, hubo varias cosas curiosas que ocurrieron antes. Primero nos dispusimos a sacar dinero en un cajero; para estar viviendo en el país de la tecnología, en muchos sitios tienes que pagar en dinerito contante y sonante. Hasta ahí todo normal, verdad?? Hasta que vemos (si os fijáis en la foto) al lado de la pantalla del cajero, una calculadora; se le habrá olvidado a alguien?? No señores, no. Está pegada al cajero!!!!!! No puede ser!! Pues sí. Había otros dos cajeros y los dos tenían su calculadora Casio (cómo las que tienes en casa) pegada y bien pegada al cajero.

IMG_4900

Cogimos nuestro dinerito y con nuestra cara de asombro, nos fuimos a la tienda de alquiler de kimonos que habíamos reservado previamente.

Era un edificio de 5 plantas, donde hay una planta de kimonos para hombres, otra para mujeres, otra para peinarte, otra para vestirte…

Nada más entrar, te encuentras con la planta de mujeres, dónde nos quedó bastante claro que Nacho no podía estar allí:
IMG_4860Para ser japoneses, el cartel nos pareció un poco brusco; nosotras no le empujamos a Nacho, pobrecito!!!!

Allí nos despedimos de él, sin tener muy claro dónde nos volveríamos a encontrar. Nosotras por nuestro lado, fuimos a elegir nuestro kimono y después a la sala de peluquería (para Jimena claro, conmigo poco podían hacer). Allí puedes elegir el peinado y los adornos que te quieres poner en el pelo. Todo en el más autentico idioma de “dedo señala foto”, porque por supuestísimo, el inglés, brillaba por su ausencia.

Y, una vez pasadas por peluquería (conmigo se empeñaron en que me pusiera unas florecitas en el pelo) y,  no es que no quisiera resistirme, es que no supe cómo, entramos en el periplo de ponerte, bueno no, que te pongan el kimono.

El primer problema que tuve es que te dicen que tienes que estar muy recta, mirando al frente y sin moverte. Eso no hubiera sido un problema, si no fuera porque la japonesa que me vestía, medía 25 cm menos que yo. Sufrió y sudó lo suyo; pero yo cada vez que me agachaba para ponérselo más fácil, me decía unos improperios en Japonés, fáciles de interpretar a que me estirara y me quedara quieta.

El kimono por debajo lleva una especie de camisón anti-lujuria y después van poniendo gasas con gomas y toallas alrededor de la cintura y la espalda y más capas… y te lo aprietan al estilo de Escarlata O´Hara en “Lo que el viento se llevó”, dónde empieza a costarte respirar y a faltar el aire y, es cuando ves en ellas la medio sonrisilla diciendo: no quieres Kimono y parecerte a una japonesa… pues toma, aquí lo tienes!!!

Encontrar calcetines y las chanclas de mi talla también fue un problemilla, el número 40 no debe ser muy habitual.

Una vez vestidas nos meten en el ascensor y fuera. Nos sacan por otra puerta distinta a las que habíamos entrado, dónde nos encontramos con Nacho y la fotógrafa.

Después de la sesión de fotos, nos fuimos por nuestra cuenta a pasear por Tokyo, Nacho con su bolsito y todo!!!!

Queríamos que se viera el contraste de cultura en el país, así que se nos ocurrió meternos en el metro para hacernos fotos (Jimena muerta de vergüenza).

La gente nos miraba, lo cual me sorprendió, porque es bastante habitual ver a Japonesas con Kimono o a turistas; bueno en el metro turistas, la verdad que no!!

Y de ahí, nos fuimos a comer y a pasear un ratito.

Nos lo pasamos genial!! Fue una experiencia muy divertida, que volveríamos a repetir.

Para terminar, os diré, que no pude soplar las velas porque no teníamos tarta, pero Jimena me hizo la mejor tarta de todas:

OYGY1659

Y, con esta tarta llena de amor, me despido hasta el 14 de mayo (cumple de Jimena).

Hoy 30 de Abril,es un día histórico en Japón. Hoy abdica el emperador Akihito después de 30 años de reinado, pero esa es otra historia que ya os contaré.

Escrito por

Trato de contar en mi blog, la experiencia de nuestra vida en Tokyo, desde mi punto de vista personal, no como una guía de viaje, sino cómo nos sentimos en un país y una cultura tan diferente a la nuestra e intentar despertar el espíritu aventurero, de quién lo tenga un poco dormido.

12 comentarios sobre “Mi segundo “O tanjobi” en Japón

  1. Me parece fenomenal tu forma de celebrar tu cumple, yo no lo hubiera conseguido nunca con Pepe y mis hijos, yo creo que ni drogándolos. El traje muy cómodo no parece, me gustaría saber ¿ por qué se sujeta dónde el pecho en vez de más abajo, en la cintura?

    Le gusta a 1 persona

  2. Silvia,¡qué celebración más original!, ¡estáis guapiiiiiiisimos! .
    Una duda acerca de la última foto: ¿el animal que está junto a Nacho es un cerdo?……jajajaja.
    Tres grandes besos.

    Le gusta a 1 persona

  3. Qué pasada!!👏👏👏me encanta la idea!!! Muchísimas felicidades, Silvia!! Estáis los tres superrr guapos!! Los trajes son preciosos y los lleváis con tanta naturalidad q parece q es vuestro vestuario habitual😉.Un besazo enorme!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s