Empezamos a nadar!

Los fines de semana de Tokyo poco o nada tienen que ver con los de Madrid. Aquí no se queda para ir a comer-cenar, para disfrutar de una caminata por el campo con amigos (que no es que en Madrid lo haga todos los fines de semana, mas bien pocos, pero ah!! ahí tengo la opción) o para hacer diversas actividades con los niños. Aquí los fines de semana son para estar única y exclusivamente en familia, te guste o no.

Nosotros viniendo de España, echábamos de menos el tener más vida familiar, por el ritmo diario de las rutinas de la vida (es decir, los horarios infernales de Nacho). Pero hemos pasado de un extremo a otro y, ya nos hemos contado hasta las pecas!!!!

A Jimena a veces se le hace un poco cuesta arriba no quedar con sus amig@s y a nosotros el no poder salir solos, pero aquí es lo que hay. Entonces, toca pensar, como entretenerle un poco los fines de semana, a parte de hacer turismo, deberes, vaguear…

Y por qué no vamos a nadar???? Actividad deportiva y en familia!! Qué buena idea!!!!

La idea es genial, pero el espacio entre la idea y meter el pie en la piscina, no ha estado libre de dificultades.

El primer paso es buscar la piscina más cercana de casa, ya que aquí, las distancias son tales, que puedes emplear todo el día en ir y volver de la piscina.

Ya os podéis imaginar, que al buscarlo en internet, todo está en el más castizo japonés (por cierto, igual que si buscas una piscina municipal en Madrid, no sales del español y, si me fuerzas, en alguna comunidad ni en español).

Ya hemos localizado una piscina que no está demasiado lejos. Ups!!!! Me olvidé en Madrid el bañador de Jimena. Bueno, pues vamos a comprar uno, jua, jua, (risas y carcajadas de fondo). Ir, fuimos; encontrar, no encontramos; y porqué?? Pues está claro, porque es invierno y en invierno, ellos, no nadan. Pero si hay piscinas climatizadas, digo yo!! si señora, si,  pero el bañador se compra en verano, por lo menos el de la gente menuda. Nos recorrimos, sin exageraros 20 tiendas (echamos el día) y, no encontramos nada de nada, pero de adultos si que había.

Y, ahora ¿qué hacemos????? Menos mal, que yo tengo en Madrid a mi santa particular “Santa Carolina” (que atiende a todas mis plegarias) y, desde que la llamé, hasta que recibí el bañador, con gafas incluidas, pasaron 5 días, dándose la coincidencia de que otra amiga mía de Iberia pasaba por Tokyo esa misma semana.

Carol, tengo que agradecerte, una vez más, que seas tan agonías y, que lo hagas todo tan rápido y tan bien, que haría yo sin tu logística durante toda mi estancia aquí.

IMG_9564“Imagen de Santa Carolina”

Ya tenemos piscina y bañadores…, vamos pa´llá. En el mostrador de recepción, una maquinita como las de comprar tabaco, pero para sacar el ticket, de lo que vayas a hacer al polideportivo, que tienen mogollón de actividades (estuvimos viendo una clase de tiro con arco tradicional; los arcos y los alumnos eran de la misma edad, centenarios).

ticket piscinaMáquina expendedora de tickets!!

Conseguimos entendernos con la persona de recepción (después de un rato) y, nos dice que Jimena tiene que hacer una prueba para ver si sabe nadar. Sí que sabe, le decimos, pero tienen que comprobarlo ellos, por si luego ella va sola a la piscina, que no haya problema.

Prueba hecha y superada (y le dan gorro amarillo), podemos nadar. La primera sorpresa es que a cualquier hora(cuando estás nadando) a -10, tocan un silbato y todo el mundo sale de la piscina (menos nosotros claro, que no lo sabíamos y nos tuvieron que dar un toque).Durante 10 minutos,  entre 4 ó 5 revisan la piscina desde fuera y luego uno se tira y se bucea toda la piscina, buscará a alguno que se haya ahogado??, pero si desde fuera se ve perfectamente que no hay nada ni nadie. Deben ser las normas!!!!! Volvemos a la piscina y, a la siguiente hora a -10, otra vez lo mismo!!!! Y así cada 50 minutos!!!!

Otra curiosidad, pequeño detallito, no puedes jugar, saltar, salpicar, pararte a hablar, etc, solamente, nadar, nadar y nadar. No os cuento lo que cunde estar nadando durante 50 minutos sin hacer el idiota.

En los vestuarios, tienes secador, jabón… y una maquinita (que tampoco sé si las hay en España) que yo desde luego no conocía, para secar tu ropa de la piscina y no llevártela mojada; a Jimena le encanta, mete, seca, saca y otra vez!!!!!

Piscina 3

Y es gratis!!!!

Después de tan solo dos días yendo a la piscina, Jimena ya ha pillado un papiloma, pero esa es otra historia….

 

 

 

Escrito por

Trato de contar en mi blog, la experiencia de nuestra vida en Tokyo, desde mi punto de vista personal, no como una guía de viaje, sino cómo nos sentimos en un país y una cultura tan diferente a la nuestra e intentar despertar el espíritu aventurero, de quién lo tenga un poco dormido.

6 comentarios sobre “Empezamos a nadar!

  1. Ay va!! Un papiloma!! En serio??!! Vaya tela pobre Jime! Flipo con no encontrar un bañador en invierno! Es que definitivamente tienen una lógica distinta..! Bueno pues nada Sil.. que ustedes lo naden bien! 😜😘😘😘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s