Hoy toca visita a Hakone

Después de tanto Templo, tanta Pagoda y tanto Torii, esta vez hemos buscado algo divertido para Jimena y, prueba superada. Nos vamos a Hakone.

Una de las cosas que más echo de menos en Japón, creo que ya os lo he comentado antes (no es la comida), es el coche!! En Tokyo lo echo de menos solamente a la hora de hacer la compra, aunque aquí no se hace eso de la compra mensual, pero nos teníais que ver, vamos con una maleta a comprar!!!!! No hemos encontrado mejor forma de llevar a casa la leche, latas, etc. Si a alguno se le ocurre una idea mejor, estamos dispuestos a oírlo y dejar de hacer el ridículo cada vez que entramos en el supermercado con una maleta enorme y además AMARILLA!!!!!.

Todo este rollo viene porque, al no tener coche, cada vez que salimos de Tokyo, tenemos que coger el tren y nos vemos obligados a madrugar y estar sometidos a horarios que no nos gusta demasiado. Dicho esto: pasajeros al tren!!!!!!!!!
IMG_3171

Hakone se caracteriza por tener una vegetación y unos paisajes en otoño, con la caída de las hojas y en primavera con los cerezos en flor, espectaculares.

Cuando llegamos a Hakone, tuvimos que coger un trenecito hasta llegar a Gora, que es desde dónde salen todas las actividades que queríamos hacer. El trenecito en cuestión, te lleva entre las montañas (al borde del precipicio) por una vía muy estrecha y la misma vía hace el camino de ida y de vuelta, con lo cual, cuando te cruzabas con otro tren, había que retroceder a una especie de cuneta, dejar pasar al tren y continuar. Así varias veces. Menos mal que las vistas son brutales.

IMG_3173

Llegamos a Gora y, nada más dejar las maletas en el hotel (que era dónde estaba el Onsen del post anterior), nos fuimos a disfrutar de la naturaleza.

Para empezar tuvimos que coger un funicular (que me río yo del que hay en el Naranjo de Bulnes), en cuanto a tamaño y capacidad; era como el metro de Tokyo, dejaban entrar gente hasta que no cabía ni un alfiler, la mayoría de pie y cómo sardinas en lata (la primera vez da un poco de mal rollo).

Después de 20 minutos de funicular, hay que coger 2 teleféricos. Todo esto en silencio, como si fuésemos de procesión o en el entierro de la sardina y, haciendo cola como las hormiguitas, uno detrás de otro.
LWIX7486

Al final del primer trayecto del teleférico, pasamos por encima del cráter del volcán activo de Owakuzawa, dónde se ve cómo expulsa los humos del azufre.

Es impresionante verlo, aunque huele fatal. De hecho te dan unas toallitas húmedas de tela para que te las pongas en la nariz.

Y aquí, compramos los famosos huevos negros (se me ocurren cantidad de bromas irónicas, que no las voy a escribir y todos os imagináis). Son huevos normales de gallina que los cuecen en aguas sulfurosas y así la cáscara se pone negra. Aquí los japoneses vieron un filón para sacar pasta a los gaijines (turistas) y se pusieron a venderlos como locos añadiendo que por cada huevo duro que te comes, alargas la vida 7 años. Todo turista que pasa por ahí los compra y, nosotros no íbamos a ser menos (por si las moscas).

Después de esta parada, tuvimos que coger otro teleférico para llegar al lago Ashi. En días despejados, según vas bajando se ve el Monte Fuji; nosotros no tuvimos esa suerte, ya que estaba nublado, pero que se chinchen todos los turistas, porque yo lo veo desde el salón de mi casa!!!!

Una vez abajo puedes coger un barquito, que te da un paseo por el lago. La leyenda cuenta que en el lago vivió un dragón de 9 cabezas que tenía atemorizado a los habitantes de los poblados, hasta que llegó un monje y se enfrentó a él.

Las vistas son espectaculares; además por las orillas de los lagos, tienen distribuidos los famosos Torii, que hace que tenga aún más encanto.

Del tema de la comida de este fin de semana, no os voy a hablar, porque a parte de costarnos encontrar un sitio, comimos fatal y, no lo digo yo, que no me gusta la comida japonesa, dicho por Nacho que a la hora de comer, cómo dice el refrán, “le da igual tronchos que berzas”. Pero, lo más curioso es que a la vuelta, vimos un sitio con luz, al que decidimos entrar a tomar un café y, cuál fue nuestra sorpresa??? Que nos recibió un Ninja en toda regla. Era el camarero y el dueño y señor , todo en una sola persona y, dentro de su cutre habitáculo para tomar café, en el que había un árbol enorme plantado (alrededor del cual había construido su bar) tenía una mini tienda de artículos Ninja. No nos podíamos ir sin hacernos una foto con él. Jimena hizo de cebo ( a un niño quién le dice que no??).

IMG_3231

Una vez más sorprendidos por los japoneses (que se superan día a día, tanto para lo bueno cómo para lo malo), nos fuimos a deleitarnos con nuestros huevos negros al hotel, al más puro estilo japonés, con nuestro Yukata puesto y, esperándonos el Onsen.

Nota: si con el blog os he despertado la curiosidad de saber más sobre esta cultura tan apasionante, hay otros dos blogs, más enfocados al turismo, que hablan de Japón japabancheljaponismo.

 

Escrito por

Trato de contar en mi blog, la experiencia de nuestra vida en Tokyo, desde mi punto de vista personal, no como una guía de viaje, sino cómo nos sentimos en un país y una cultura tan diferente a la nuestra e intentar despertar el espíritu aventurero, de quién lo tenga un poco dormido.

9 comentarios sobre “Hoy toca visita a Hakone

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s