Mi primera visita a un Onsen

No sabéis las ganas que tenía de escribir este post. No por contároslo a vosotros (que también), sino porque por fin!!!! después de 10 meses en Japón, he conseguido ir a un Onsen. Digo por fin, porque  por diferentes motivos, Nacho y Jimena ya los habían probado y yo noooo!!!

Para los que no sepáis lo que es un Onsen, ya que solamente son típicos en Japón, son unos manantiales de aguas termales naturales, normalmente de origen volcánico, con propiedades curativas y beneficiosas para la salud. Es parecido a lo que nosotros conocemos como balnearios pero con bastantes peculiaridades, por ejemplo, no permiten la entrada con ningún tipo de tatuaje por pequeño que sea.

El Onsen al que nosotros fuimos, era en un hotel y cerrado, pero los hay públicos y al aire libre, rodeados de montañas, en medio de la ciudad y, los hoteles de 5 estrellas, tienen habitaciones con Onsen privado para que no te codees con la plebe.

No es un sitio apto para pudorosos, ya que te bañas en “pelotillas” o para los más educados, cómo “Dios nos trajo al mundo”. A nosotros cómo esas cosas nos dan igual, pues a desnudarnos toca!!!!!

Cuando llegas, te dan un “YUKATA”(kimono de algodón), con unas zapatillitas y un par de toallas.Empieza la diversión… Sin perder tiempo, vamos a ponérnoslo!!!!

Con el Yukata puesto y sin ropa interior, ¡¡¡¡nos vamos al Onsen!!!!

Los Onsen están separados por sexos, hombres para un lado y mujeres por otro. Nacho se llevó la peor parte, porque se tuvo que ir solito y, no es un sitio donde entablas conversación… jua, jua. Aunque el Onsen masculino, tenía una parte abierta a la calle, y era más bonito que el nuestro.

onsen_vect1

Al entrar al Onsen, hay un  vestuario estupendo, para dejar tus toallitas, tu yukata y tus zapatillitas. Pero además, hay unos cuantos tocadores, todo muy femenino, con cremas, peines, secadores, colonia, palillos de los oídos, , etc, mi paraisoooooo!!!!!! Además tenían un par de aparatos para darte masajes en los pies y en la espalda (a mí ya no me hacía falta pasar al Onsen, podía pasarme horas ahí). No puedo enseñaros fotos de todo esto, porque estaba prohibido y el móvil lo tenías que dejar en un armario fuera.

Bueno, al grano, nos despelotamos, yo seguía las indicaciones de Jimena, que ya era una experta, y, con el culete al aire, abrimos la puerta que daba a las piscinas y, nos encontramos algo así:

Y, aquí empieza el ritual. Yo miraba de reojo al resto, para ver cómo lo hacían, sin que me vieran, para que no pensaran que era una pervertida. Entonces, te sientas, te mojas y empiezas a enjabonarte como una loca por el cuerpo y a frotarte cómo si nunca te hubieras duchado en tu vida y con el pelo igual. Te aclaras y, ellas otra vez, pero que se van a desgastarrrrrrr. A todo esto en un silencio sepulcral y nosotras: ¿Cómo vas?, aclárate bien!!! no te olvides del pelo!!!, contaminando la paz que había allí, como buenas españolas.” Bueno, pues estas no acaban de lavarse, nosotras nos vamos al agua ya, no?” Y cuando metemos el primer pie dentro…. de 40 a 45 grados, jolines!! como quema.

Parecíamos pollitos a punto de hervir! ¿Estos Japoneses están seguros de que esto es bueno? Allí aguantamos cómo dos jabatas unos 10 minutos y nos salimos. Las japonesas no aguantaban más tampoco, así que no lo debimos de  hacer tan mal.

Las japonesas cuando salen del agua del Onsen no se vuelven a duchar, lo cual no me extraña, porque están 45 minutos duchándose antes para estar dentro 10 minutos. Pero nosotras, españolas, con esa mentalidad que nos caracteriza, ¿Qué pensamos?:” Anda que si alguna se ha hecho pis aquí dentro, no nos vamos a ir sin duchar”, ni de broma; otra vez a repetir el mismo proceso que al principio. Salimos cómo los chorros del oro y muy muy acorchadas.

De ahí sin secar (porque os recuerdo que entramos sin toalla, solo moviendo la cadera), al vestuario, donde yo me deleité y embadurné de lo lindo, echándome todo tipo de cremas, esencias, colonias, etc, que tenían allí a nuestra disposición. Y antes de irnos, masajito de pies y espalda con esos aparatitos que dan ganas de subírtelos a la habitación.

Relajadas y con el yukata puesto, pero sin ropa interior, de vuelta a la habitación para intercambiar opiniones con Nacho que el pobre había estado solito.

Disfrutamos del Onsen durante 2 noches. La segunda fue más divertida porque ya conocíamos el ritual y, porque estuvimos las dos solitas en el Onsen todo el rato y, aprovechamos para hacer una guerra de agua con las alcachofas de la ducha allí, las dos mano a mano.

El único “pero” que le pondría es la temperatura. Con unos cuantos graditos menos, se disfrutaría bastante más, pero por lo demás un DIEZ.

 

 

Escrito por

Trato de contar en mi blog, la experiencia de nuestra vida en Tokyo, desde mi punto de vista personal, no como una guía de viaje, sino cómo nos sentimos en un país y una cultura tan diferente a la nuestra e intentar despertar el espíritu aventurero, de quién lo tenga un poco dormido.

10 comentarios sobre “Mi primera visita a un Onsen

  1. Que chulería, me encantaría, aunque cuando voy a la sauna y me paso de tiempo o en el jacuzzi, me entra una especie de sopor celestial que me quedaría dormida. Me estaba acordando del famoso kimono que le dieron a Nacho en las olimpiadas de Nagano que de milagro le cubría los cataplines JAAAAª!!!! Te regalan el kimono y demás, es decir va incluido en el precio??, Jimena esta monídima con su kimono!!! Muchos besitos, os quiero, Tía Cris

    Le gusta a 1 persona

  2. Me encanta leerte!!! Además de que nos enseñas un montón de costumbres japonesas, me lo paso pipa!!!!! Me alegro de que hayas conseguido ir, porque es verdad que tenias ganas!!!! Además, dan ganas de ir!!!! Yo lo del agua sabes que lo aguantaría!!!! Besos enormes para los tres!!!!!😘😘😘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s