Segunda semana en Tokyo(1)

Esta semana se supone que empieza la vida normal. Jimena en la adaptación en su cole nuevo, Nacho a trabajar y una servidora a buscarse la vida, “¿Cual va a ser mi rutina ahora?” Creo, que la rutina va a tardar en llegar, porque estoy como Paco Martínez Soria, pero sin la gallina. Todo son novedades, sorpresas y, aprender mucho y rápido para sentirte parte del país.

Nuestro primer reto: “el metro”. Y empieza nuestra primera lección. Nadie se cuela, hacen colas ordenadamente y, cuando se acaba el espacio de la cola…, pues empieza la siguiente cola y, así sucesivamente. Nadie empuja, ni te quita el sitio de un asiento  si estás más cerca (lógicamente es tuyo, no del que avasalla a otros dos para poder sentarse,¿ estamos locos?).

Parece que lo hemos entendido y hemos llegado a la salida del metro, pero HORRORRRRR!!!!, todos los niños a partir de más o menos y digo” menos”, porque también los hay, estáis sentados????, van solos al colegio y, no desde la salida del metro, NO, desde su casa. Van cargados de mochilas (que son más grandes que ellos), con su tarjeta del metro y su móvil (será por si se pierden), porque está claro que si saben ir solos en metro, sabrán llamar a sus padres por el móvil si se pierden. Bueno, parece ser que es algo que inculcan en los colegios desde pequeños, para fomentar la independencia.

Os diré, que en el edificio de Jimena, hay 500 niños, y tienen una recepción enorme en la que la única madre que está a las 15:30 (hora en la que salen) soy yooo!!!!!, como voy a hacer nuevas amigas??????

Y, mi sorpresa es cuando me dicen, que a partir de los 11 años (es decir, para mi, el próximo curso), no puedo entrar con ella, tengo que dejar a Jimena en la puerta.

¿Vosotros sabéis cuanto dinero se ahorran en cuidadoras? Pero bueno, al margen de esta pequeña anécdota, Japón es uno de los países más seguros del mundo y, es cierto que eso se palpa en la calle. Además, el respeto a los niños y a los ancianos, es algo digno de mencionar y admirar.

Ahora vuelta al metro, pero no me he dado cuenta de que es hora punta y¿ que significa eso?, que entran a formar parte de toda la muchedumbre “los empujadores de guante blanco” (yo creía que era solo en las películas, inculta!!!). Existen, y uno por cada puerta del vagón.

Ellos, cuando en el metro ya no cabe un alfiler, empujan y empujan y, entran otros 10 por lo menos. Nadie dice nada, es más, en las instalaciones del metro y en el metro hay un silencio sepulcral.

IMG_E0404
Empujadores del metro
IMG_0413
Mi línea de metro. Está clara, verdad?

 

Seguiré contado, que esto da para mucho. Sayonara!!!

Escrito por

Trato de contar en mi blog, la experiencia de nuestra vida en Tokyo, desde mi punto de vista personal, no como una guía de viaje, sino cómo nos sentimos en un país y una cultura tan diferente a la nuestra e intentar despertar el espíritu aventurero, de quién lo tenga un poco dormido.

9 comentarios sobre “Segunda semana en Tokyo(1)

  1. JAJAJAJA, me parto. Pero si yo me pierdo en el metro de Madrid ¡¡
    He visto a un señor con mascarilla. Es cierto que la lleva mucha gente por la calle ?

    Me gusta

  2. Los empujadores de metro son solo hombres? O también hay mujeres? Y a la gente mayor tambièn se la empuja??? En España alguna te sueltaría una buena torta!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s